Sunday, December 4, 2022

Quemar Los Barcos

Proverbios 4:25 Pon la mirada en lo que tienes delante; fija la vista en lo que está frente a ti.
    
      Muchos eventos en relación con lo que están registrados en la historia, se encuentran  escritos como documentos nuevos, o se están interpretando correctamente algunas viejas crónicas. El argumento sobre si en 1519, Hernán Cortés quemó los barcos o los hundió no quita el hecho que después de llegar al Nuevo Mundo con seiscientos hombres, le hizo muy claro a su tripulación -que no hay regreso alguno de la misión que estaban logrando. Así que, al destruir los barcos, Cortés decía, “Vamos hacerlo o morimos intentándolo”!
      Jesús expresó algo similar cuando dijo que mantengamos vigilando el precio,- El Reino de Dios. Lucas 9:62 Jesús le respondió: —Nadie que mire atrás después de poner la mano en el arado es apto para el reino de Dios. Jesús tenía la determinación del propósito y había quemado el barco por decirlo así,  cuando se dirigía a Jerusalén para cumplir la obra consumida de la cruz, donde llevaría los pecados de la humanidad. Lucas 9:51 Como se acercaba el tiempo de que fuera llevado al cielo, Jesús se hizo el firme propósito de ir a Jerusalén. El Señor no vio hacia atrás sino mantuvo su vigilancia en el eterno plan que el Padre Celestial  había preparado para cualquiera que aceptara el regalo de Dios del perdón.
      En esta sociedad de sentimientos delicados que se derrumba bajo cualquier presión, tenemos que cambiar nuestra capacidad para una fuerte determinación de voluntad y la resolución de caracter. Los cambios drásticos que se necesitan hacer entre la conciencia del cristiano, se necesita corresponder con la misma drástica resolución entre nuestros corazones para hacer los cambios que nos ayudará llevar a ser valientes miembros del Reino de Dios. Vamos a tener que quemar los barcos que acarrea la lucha de nuestra vida porque si no lo hacemos, terminaremos navegando por la vida con un cargo corrupto que debilitará nuestra vida, pensamiento y fuerza de voluntad para vivir y expandirnos en el reino de nuestro Dios.
      Esto parecerá raro para algunos, pero en este mundo de distracciones, y la constante búsqueda de entretenimiento, ser capaces de enfocarnos es un súper poder. Mantenernos atentos a lo que El Señor ha sembrado en nuestro corazón se necesita la gracia de Dios tanto como nuestra atención en Cristo y caminar correctamente en su camino de justicia. Prov. 4:25 Pon la mirada en lo que tienes delante; fija la vista en lo que está frente a ti.Vamos a tener que escabullirnos, deshacernos de ellos y separarnos de las tentaciones que nos llaman a la atracción del pecado. En efecto tendremos que quemar esos barcos viejos que una vez nos acarreaban hacia la impiedad.
      Somos bombardeados por todos lados para que tengamos nuestra total atención y enfoque a cualquier cosa menos a Dios. Si el enemigo de nuestra alma nos mantiene tontos y navegando en mediocridad, entonces Satanás nos ha maniobrado a un lugar donde finalmente empezaremos a ser engañados a nosotros mismos en el no hacer lo que la palabra de Dios dice. Terminando hablando de los clichés cristianos en lugar de dar un paso adelante en fe para lograr lo que la palabra de Dios dice. Santiago 1:22 No se contenten solo con escuchar la palabra, pues así se engañan ustedes mismos. Llévenla a la práctica. Mi esposa siempre dice, “Ser Cristianos no es para la gente débil, se necesita valentía y fuerza de voluntad para hacer lo que Dios pide.”
      Unos puedan pensar que Hernán Cortés era un poco exagerado y se prestaba a extremos. Creo que él  comprendía la naturaleza del hombre, que en estados generales, “Si los tiempos se ponen difíciles, un hombre busca retirarse y rendirse a sus tendencias débiles.” No somos nada diferentes. Valentía en medio de la batalla es una elección. Cortés simplemente hizo una opción limitada a la circunstancia. Puede que necesitemos aprender de él y limitarnos a hacer lo que Dios quiere de nosotros en lugar de darle lugar al enemigo en decir en lo que hacemos. Necesitamos quemar los barcos que Satanás nos ofrece. Somos afortunados de tener el Espíritu Santo que nos ayuda a escoger lo correcto. Él nos ayuda y necesitamos aceptar Su divina guía para que podamos caminar en la completa resurrección del poder de justicia. Con Cristo, podemos triunfar. Fili. 4:13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Amén!

Saturday, November 26, 2022

El Momento De Pedro

Proverbios 20:9 ¿Quién puede afirmar: «Tengo puro el corazón; estoy limpio de pecado»?
    
      ¿Han ustedes experimentado ese momento de Pedro cuando Jesús lo ve directo directo a los ojos? Cuando haces algo que sabes que estás pecando, y en el momento que te das cuenta del hecho,  un momento siniestrado de Pedro viene sobre ti. Lucas 22:61 El Señor se volvió y miró directamente a Pedro. Entonces Pedro se acordó de lo que el Señor le había dicho: «Hoy mismo, antes de que el gallo cante, me negarás tres veces». 62 Y saliendo de allí, lloró amargamente. Todos nos hemos decepcionado de nosotros mismos por perder la marca que Dios ha puesto delante de nosotros. Esa realización, es como que Jesús se volteó y nos vio a los ojos y tú sabes en ese momento que tienes que arrepentirte.
      En ese momento en que negando a Dios en desobediencia, cuando la convicción del amor de Dios hace que nuestro corazón se arrepienta. El arrepentirse tiene que ser en los términos de Dios, de todas manera, muchas veces la carne quiere levantarse con una promesa a Dios que desde ese momento, seremos de una alma con exactitud y nunca volveremos hacerlo, pero, como toda promesa vacía de un alcohólico que niega su estado, va a caer nuevamente. Nuestra carne siempre quiere tomar las riendas en el proceso del arrepentimiento. El Espíritu Santo nos guía a arrepentimiento, y nosotros empezamos a dirigir los perímetros y condiciones de nuestro arrepentimiento. Prov. 20:9 ¿Quién puede afirmar: «Tengo puro el corazón; estoy limpio de pecado» ¿Alguna vez saldremos del camino redentor de Dios y dejamos que Él obre en nosotros? El perdón de Dios con su gracia es dado en la vida y establece seguridad de fe entre nosotros. ¿Como podría un humano manufacturar esa asombrosa gracia?
      No queremos ser la razón o darle a Satanás munición para que estemos ante Dios y que nos acuse de pecado quien intencionalmente tomamos parte. Apoc. 12:10b Porque ha sido expulsado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba día y noche delante de nuestro Dios. Lo que verdaderamente queremos en nuestra vida es la declaración del Señor que nos diga, “Bien hecho fiel siervo!” En lugar de darle a Satanás un pecado legítimo para que lo celebre, deberíamos de buscar los ojos de Jesús para afirmar Su justicia obrando entre nosotros mientras nos da su gracia para sobresalir el pecado.
      Después que Jesús resucitó de la muerte, empezó a restaurar el corazón de Pedro y afirmando el amor que Dios tenía por él. Cuando Maria Magdalena la madre de Jaime salió hacia la tumba de Jesús, se encontraría con alguien quien les dijo, Marcos 16:7 Pero vayan a decirles a los discípulos y a Pedro: “Él va delante de ustedes a Galilea. Allí lo verán, tal como les dijo”. Ve y dile a mis discípulos y a Pedro que me busquen en Galilea y el saneamiento empezará. Asegúrense que Pedro llegue por esa dirección de redención que sólo Jesús puede proveer.
      Debemos de aprender del asesoramiento que Cristo le da a Pedro. Jesús fue directo al asunto. Amor debe de estar desde la raíz de nuestra relación con Cristo el resucitado, y lo que está en la agenda del Señor, esa es la agenda que debemos adoptar. En el caso de Pedro, el amor estaba establecido y la agenda estaba muy clara. Juan 21:15 Cuando terminaron de desayunar, Jesús le preguntó a Simón Pedro: —Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que estos? —Sí, Señor, tú sabes que te quiero —contestó Pedro. —Apacienta mis corderos —le dijo Jesús. Para Pedro, alimentar los corderos del Señor era el lenguaje de amor que lo ayudaría a crecer en el amor de Dios. El Pedro de antes en que en ese momento le trajo condenación se ha vuelto en un momento de amor en un momento de claridad. Jesús siempre había amado a Pedro, aun cuando Pedro se negó a haberlo conocido. Jesús estaba demostrando Su amor en darle al corazón de Pedro la gracia para cumplir lo que sería una tarea de vida en el reino de Dios.
      ¿Cuál es ese momento de Pedro que todavía te preocupa? ¿Cual fue ese evento de pecado en tu vida que te hizo sentir que nunca podrías regresar a creer en el amor de Dios para ti? Tenemos que recordar que Cristo resucitó de la muerte para que nosotros podamos ser libres de los pecados de los cuales el diablo nos acusa por décadas. Así como Pedro, tenemos que volver nuestros momentos malos a un momento donde nosotros aceptamos el perdón de Dios por medio de Cristo y entregarnos a nuestra llamada que tenemos para la vida. Necesitamos creer en el amor de Dios para nosotros. 1Juan 4:16a Y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama.      
      Cuando nos arrepentimos de nuestros pecados, que no son cuando Dios supo de ellos, sino fue cuando los borramos de ellos por medio del amor y la misericordia del Señor. El poder que está en la bendita sangre de Jesús, podemos quitar nuestros pecados y el reproche que envuelve nuestros corazones. Esta maravillosa salvación está continuamente obrando entre nosotros cada momento del día. Todo lo que tenemos que hacer es descansar en ello y creer con fe. La gente siempre está persiguiendo felicidad. La verdadera felicidad es caminar en el perdón de Dios. Salmos 32:1 Dichoso aquel a quien se le perdonan sus transgresiones, a quien se le borran sus pecados. ¡Hay dicha en ese hombre!

Monday, November 21, 2022

El Momento De Pedro

Proverbios 20:9 ¿Quién puede afirmar: «Tengo puro el corazón; estoy limpio de pecado»?
    
      ¿Han ustedes experimentado ese momento de Pedro cuando Jesús lo ve directo directo a los ojos? Cuando haces algo que sabes que estás pecando, y en el momento que te das cuenta del hecho,  un momento siniestrado de Pedro viene sobre ti. Lucas 22:61 El Señor se volvió y miró directamente a Pedro. Entonces Pedro se acordó de lo que el Señor le había dicho: «Hoy mismo, antes de que el gallo cante, me negarás tres veces». 62 Y saliendo de allí, lloró amargamente. Todos nos hemos decepcionado de nosotros mismos por perder la marca que Dios ha puesto delante de nosotros. Esa realización, es como que Jesús se volteó y nos vio a los ojos y tú sabes en ese momento que tienes que arrepentirte.
      En ese momento en que negando a Dios en desobediencia, cuando la convicción del amor de Dios hace que nuestro corazón se arrepienta. El arrepentirse tiene que ser en los términos de Dios, de todas manera, muchas veces la carne quiere levantarse con una promesa a Dios que desde ese momento, seremos de una alma con exactitud y nunca volveremos hacerlo, pero, como toda promesa vacía de un alcohólico que niega su estado, va a caer nuevamente. Nuestra carne siempre quiere tomar las riendas en el proceso del arrepentimiento. El Espíritu Santo nos guía a arrepentimiento, y nosotros empezamos a dirigir los perímetros y condiciones de nuestro arrepentimiento. Prov. 20:9 ¿Quién puede afirmar: «Tengo puro el corazón; estoy limpio de pecado» ¿Alguna vez saldremos del camino redentor de Dios y dejamos que Él obre en nosotros? El perdón de Dios con su gracia es dado en la vida y establece seguridad de fe entre nosotros. ¿Como podría un humano manufacturar esa asombrosa gracia?
      No queremos ser la razón o darle a Satanás munición para que estemos ante Dios y que nos acuse de pecado quien intencionalmente tomamos parte. Apoc. 12:10b Porque ha sido expulsado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba día y noche delante de nuestro Dios. Lo que verdaderamente queremos en nuestra vida es la declaración del Señor que nos diga, “Bien hecho fiel siervo!” En lugar de darle a Satanás un pecado legítimo para que lo celebre, deberíamos de buscar los ojos de Jesús para afirmar Su justicia obrando entre nosotros mientras nos da su gracia para sobresalir el pecado.
      Después que Jesús resucitó de la muerte, empezó a restaurar el corazón de Pedro y afirmando el amor que Dios tenía por él. Cuando Maria Magdalena la madre de Jaime salió hacia la tumba de Jesús, se encontraría con alguien quien les dijo, Marcos 16:7 Pero vayan a decirles a los discípulos y a Pedro: “Él va delante de ustedes a Galilea. Allí lo verán, tal como les dijo”. Ve y dile a mis discípulos y a Pedro que me busquen en Galilea y el saneamiento empezará. Asegúrense que Pedro llegue por esa dirección de redención que sólo Jesús puede proveer.
      Debemos de aprender del asesoramiento que Cristo le da a Pedro. Jesús fue directo al asunto. Amor debe de estar desde la raíz de nuestra relación con Cristo el resucitado, y lo que está en la agenda del Señor, esa es la agenda que debemos adoptar. En el caso de Pedro, el amor estaba establecido y la agenda estaba muy clara. Juan 21:15 Cuando terminaron de desayunar, Jesús le preguntó a Simón Pedro: —Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que estos? —Sí, Señor, tú sabes que te quiero —contestó Pedro. —Apacienta mis corderos —le dijo Jesús. Para Pedro, alimentar los corderos del Señor era el lenguaje de amor que lo ayudaría a crecer en el amor de Dios. El Pedro de antes en que en ese momento le trajo condenación se ha vuelto en un momento de amor en un momento de claridad. Jesús siempre había amado a Pedro, aun cuando Pedro se negó a haberlo conocido. Jesús estaba demostrando Su amor en darle al corazón de Pedro la gracia para cumplir lo que sería una tarea de vida en el reino de Dios.
      ¿Cuál es ese momento de Pedro que todavía te preocupa? ¿Cual fue ese evento de pecado en tu vida que te hizo sentir que nunca podrías regresar a creer en el amor de Dios para ti? Tenemos que recordar que Cristo resucitó de la muerte para que nosotros podamos ser libres de los pecados de los cuales el diablo nos acusa por décadas. Así como Pedro, tenemos que volver nuestros momentos malos a un momento donde nosotros aceptamos el perdón de Dios por medio de Cristo y entregarnos a nuestra llamada que tenemos para la vida. Necesitamos creer en el amor de Dios para nosotros. 1Juan 4:16a Y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama.      
      Cuando nos arrepentimos de nuestros pecados, que no son cuando Dios supo de ellos, sino fue cuando los borramos de ellos por medio del amor y la misericordia del Señor. El poder que está en la bendita sangre de Jesús, podemos quitar nuestros pecados y el reproche que envuelve nuestros corazones. Esta maravillosa salvación está continuamente obrando entre nosotros cada momento del día. Todo lo que tenemos que hacer es descansar en ello y creer con fe. La gente siempre está persiguiendo felicidad. La verdadera felicidad es caminar en el perdón de Dios. Salmos 32:1 Dichoso aquel a quien se le perdonan sus transgresiones, a quien se le borran sus pecados. ¡Hay dicha en ese hombre!

Monday, November 14, 2022

Soy El Pescador Equivocado

Proverbios 1:5 Escuche esto el sabio, y aumente su saber; reciba dirección el entendido.
      
      Hablando con mi amigo Trent, y él se expresaba acerca de su preocupación de cuando le pedían hacer algo que no estaba en él, que no era uno de sus dones espirituales. Él dijo, “Soy el pescador equivocado a lo que me están pidiendo hacer, pero si no encuentran a otra persona, creo que lo haría hasta que encuentren al pescador adecuado.” Saber nuestra posición en el reino de Dios es una bendición al corazón, y paz a la mente. Saber que Dios tiene nuestro plan de vida en Sus manos y ha puesto dentro de nosotros ciertos dones en particular obrando en su reino es una tranquilidad. Jer. 29:11 Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.       
      Ser el pescador equivocado para la obra, puede ser difícil obtener las cosas que se necesitan para realizarlo bien. El tener a alguien que no sabe cantar llevando a la congregación a alabanza es difícil para las personas cantar y no darse cuenta que todo está fuera de tono. Claro, hay cierto tiempo cuando la unción de Dios toma posición y no importa que la persona líder en alabanza va dos notas atrás que todos y tres notas muy altas, pero es la gracia de Dios amando a cada uno es quien rescata el canto y la alabanza en ese momento.  No es un endoso que el mal cantante deba mantener su posición. Los dones de Dios son específicos para un propósito. 1Crón. 15:22 Quenanías, jefe de los levitas, daba instrucciones en el canto, porque era entendido en ello.           
      Recuerdo a un hermano en el Señor que le habían pedido que fuera líder de una Escuela Bíblica por dos trimestres hasta que encontraran al líder permanente. Él aceptó la posición, pero no podía llevar a cabo lo que Dios le había puesto en su corazón bajo los requisitos del liderazgo de la escuela. Yo podía ver que no llevaba paz con esta asignación que vino hacia él desde el comité. Se veía como que si estaba asfixiándose en una camisa muy apretada para él y abotonada hasta el cuello. Decidió  pedirle a Dios por guía y muy pronto su respuesta llegó, dejándolo poder resignar de su posición. Prov. 1:5 Escuche esto el sabio, y aumente su saber; reciba dirección el entendido. Su gozo del Señor  regresó  por completo cuando hacía lo que Dios había puesto en su corazón. Mientras que en la posición de la Escuela Bíblica, él era el pescador equivocado para esa clase de pesca en esas aguas.   
      Las personas que conocen a su Dios y conocen su posición en la obra del Señor son bendecidos porque muchas personas tienen dificultad encontrar su propósito y terminan pensando que Dios no quiere usarlos. Esto está muy lejos de la verdad. Hay múltiples áreas de la vida donde simplemente pasar una bendición es un milagro en la vida de la persona. Aunque la mayoría de los llamamientos ministeriales se ejercen y se desarrollan dentro de una organización eclesiástica, no todo ministerio se encuentra en una iglesia. La mayoría de los milagros registrados en el Nuevo Testamento fueron hechos en el mercado donde el vecindario común vivía. Las personas a veces equivocan la llamada de Dios en estar disponibles para servir a Dios. Cualquier persona puede ser usada por Dios, ya sea si es en tiempo completo o no. 2Tim. 2:20 En una casa grande no solo hay vasos de oro y de plata, sino también de madera y de barro, unos para los usos más nobles y otros para los usos más bajos.       
      No me importa ser una vasija barata usada todos los días, porque el fruto puede ser muy gratificante. Estaba haciendo ejercicios en un gimnasio y observé a un joven que ya no asistía regularmente como antes. Él explica que había  empezado tratamientos de quimioterapia y no tenía muchas fuerzas para hacer los ejercicios, pero había decidido hacerlos aún así. Ahí en ese momento en el gimnasio, oramos a nuestro Padre Celestial por sanidad y favor durante este tiempo difícil. Ahí yo estaba el pescador correcto para ese momento. Santiago 5:16 Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y eficaz.  No necesitaba tener permiso de hacer lo que Dios ya nos había pedido hacer, y es de orar unos por los otros.
      De alguna manera, hemos hecho que ser una mano extendida de Dios o un pescador a la obra de Dios sea una cosa difícil. Lo único que tenemos que hacer es estar disponibles y Dios nos mueve al lugar y hora precisa. Yo se que no podemos morir en cada cruz porque hay demasiadas necesidades para satisfacer, pero podemos alentar y apoyar por aquellos que están trabajando en ministerios duros, exigentes y agobiantes en el reino de Dios. Puede que no sintamos la misma compasión y tener el mismo impulso que algunas personas, de todas maneras, podemos levantarlos a nuestro Dios en oración quien nos da la capacidad de completar el propósito. Mateo 9:38 Pídanle, por tanto, al Señor de la cosecha que envíe obreros a su campo». Cuando oramos por otras personas a que triunfen, nosotros también somos bendecidos en lo que ellos hacen.
      Para muchos de las oficinas del ministerio, yo soy el pescador equivocado. Si llego a encontrarme en esa situación, entonces necesito pedirle a Dios que me guíe a regresar a las aguas donde hago mi mejor pesca para Su reino. Cuando estoy pescando en las aguas correctas, puedo contar con mi Señor para equiparme para la obra. Después de todo, la batalla le pertenece a nuestro Padre Celestial, y nosotros servimos a nuestro Dios para cumplir Su visión para el mundo. Que Dios nos bendiga a todos de pescar las almas que Él quiere llevar a Su reino de justicia. ¡Amén!

Wednesday, November 9, 2022

Un Pozo Gigante De Gérmenes

Proverbs 1:10 Hijo mío, si los pecadores quieren engañarte, no vayas con ellos.

      Cuando hay un mar de humanidad reunida en un concierto, o en un carnaval lleno de gente, mi amiga Jessica, con una expresión arrugada de nariz en disgusto y desaprobación, describe los escenarios como un pozo gigante de gérmenes. Puedes ir a los eventos saludable pero, puede que no regreses de la misma manera. Yo sé exactamente a lo que ella se refiere, pues no todos son tan higiénicamente astutos y por eso pueden propagarse muchas enfermedades a otros. Esta imagen de un pozo gigante de gérmenes me pone a pensar de cómo el mundo es un pozo gigante de pecadores si dejamos que nos infecten por múltiples actividades de pecados y deseos ilícitos que están a nuestra disposición. Las similitudes en lo que Jessica decía suena como el padre advirtiéndole a su hijo que se mantuviera alejado del pozo de pecado de la comunidad. Prov. 1:10 Hijo mío, si los pecadores quieren engañarte, no vayas con ellos.      
      Hemos visto en los últimos años como toda clase de gérmenes (y todo lo que ésta palabra implica) puede una persona ser contagiada solo por estar en el lugar equivocado en el momento equivocado. Similarmente, esto puede tomar lugar cuando alguien está caminando o dando vueltas en un distrito conocido que atiende a la pecaminosidad  que la humanidad elige hacer, pagar o promover. El pecado, la iniquidad y maldades, finalmente se contagiarán si seguimos coqueteando con los pecados que tan fácilmente nos acosan. Heb. 12:1 Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante. Necesitamos protegernos de las transgresiones que están en abundancia y disponibles todo el día y a cualquier hora. La única manera que podamos tener fuerza para sobresalir el anzuelo del pecado es por medio de protección y poder del Espíritu Santo. Juan 16:13a Pero, cuando venga el Espíritu de la verdad, Él los guiará a toda la verdad.      
      Dios el Padre nos ha dado la misma advertencia como el padre a su hijo cuando dice, “Hijo, si los pecadores quieren engañarte la maldad, no los sigas.” No caigas en muchos de los trucos y trampas que el enemigo de nuestra alma nos ofrece para que todos caigamos. El pozo de pecado es un pozo muy difícil de salir media vez la persona está estable en una vida de iniquidad. Las escrituras usa las palabras Arcilla Fangosa para describir  la clase de cenagal oscuro del que hay que salir, es un ejemplo perfecto de la dificultad en que uno se encuentra cuando trata de escapar de los resultados del pecado al cual hemos escogido.
      La Arcilla Fangosa agarra muy rápido a lo que está atrapado en ella. Su espesa arcilla viscosa se adherirá a todo lo que toque y dejará el hedor de su ciénaga en fermentación sobre y alrededor de la persona atrapada en el rezumante desastre. La combinación de arcilla, suciedad y olor abruma todo lo que la persona quiere tratar de hacer. Tratar de limpiarse es un calvario, y es por eso que necesitamos al Señor Jesús que nos saque libres de ese pantano de iniquidad. Salmos 40:2 Me sacó de la fosa de la muerte, del lodo y del pantano; puso mis pies sobre una roca, y me plantó en terreno firme. Podemos ser rescatados porque con Dios todo es posible. Podemos ser salvados y sanados, incluyendo ser acarreados de las consecuencias de la vida manchada de pecado. No será  fácil, pero si se puede cambiar de dirección.
      El Pastor Bryan Grant lo dijo mejor, “Si no te gusta lo que estás cosechando, entonces cambia lo que estás sembrando.” Si no te gusta el olor que estás emanando como resultado de la vida que estás llevando, entonces cambia lo que estás sembrando. Si no te gusta el pozo en el que te encuentras atrapado, entonces cambia lo que estás sembrando. Si no te gusta el pozo gigante de gérmenes a quien ya eres parte de, entonces cambia lo que estás sembrando. Gál. 6:7 No se engañen: de Dios nadie se burla. Cada uno cosecha lo que siembra. Esta clase de sembrar pecado solo llega a empeorar, porque finalmente, el sembrador de corrupción cosechará mucho más dolor de lo que esperaba. Ose. 8:7a »Sembraron vientosy cosecharán tempestades.
      Tenemos que escapar de la vieja manera de vivir y necesitamos mudarnos a un nuevo territorio de piedad que Jesús provee por medio de su sangre y de su sacrificio. Hay pozos de pecado y gérmenes en el mundo entero, y tenemos que elegir si vamos a participar o no en lo que Satanás nos ofrece. Muchos van a escoger participar en lo que el pecado ofrece, pero eso no quiere decir que tenemos que unirnos a ellos. Si estamos en Cristo, podemos derribar (por medio de fe y oración) ese agarre que afecta a los débiles de corazón. Las armas que Dios nos da son poderosas en demoler los espíritus malos y su efecto en promover el pecado. Por medio de la fe en Cristo, somos los soldados y ministros para hacerlo. 2Tim. 2:3 Comparte nuestros sufrimientos, como buen soldado de Cristo Jesús.
      Siempre habrán y siempre habrá, pozos de gérmenes, pozos de pecado y arcilla fangosa para caer. Siempre habrán pozos de desesperación, depresión y destitución por salir gateando. No podemos efectivamente salir de estos pozos solos. Necesitamos la obra de milagro que está en Cristo y el poder del Espíritu Santo para llenar nuestras vidas y ayudarnos a vivir con justicia para que permanezca toda nuestra vida. Gracias Señor, Dios, por darnos por escoger el vivir afuera de este listón de pecados en pozos oscuros y sepulturas en las que nos encontramos diariamente. Gracias, Señor por darnos tu fuerza para caminar en tu justicia y salvación. ¡Amén!

Saturday, October 29, 2022

Conversación Entre Arena Movediza

Proverbios 6:2 Si te has comprometido verbalmente, enredándote con tus propias palabras.
    
      Tuve la experiencia de entrar en una conversación como si fuera de arena movediza esta semana. Estuve con personas que no había visto desde hace mucho tiempo. Surgió el tema de las manifestaciones por libertad, las criptomonedas, las vacunas, las posibilidades de rastreo del gobierno a sus ciudadanos y otras cosas delicadas. Con la gracias del Señor, fui capaz de pasar de puntillas estos temas inestables cambiando la conversación sin pararme en arena movediza lo inevitable de esta clase de conversación que salen a luz últimamente. Col. 4:6 Que su conversación sea siempre amena y de buen gusto. Así sabrán cómo responder a cada uno. Hundirse en este cenagal de opiniones de nunca acabar se ha vuelto irritante a muchos en estos últimos años, es algo que ahora se debe evitar gratamente.
      Corrección  política, el doble discurso y los temas que conducen a entrar a una conversación de arena movediza ha llegado a ser el terreno minado hoy día en los prejuicios  ideológicos del nunca acabar, cada vez mayores en lo que expresan y luchan entre la sociedad y vecindario. No parece ser posible tener una conversación en calma sin cruzar la creencia sacrosanta de alguien que termina defendiendo con una diatriba verbal, que señala que acabamos de entrar en una zona muerta de doble discurso pegajoso y voluble. Pueda que alguien simplemente dijo, que le gustaba su café negro, y el resultado llega a ser una denuncia de como el café negro es un acto de explotación contra los trabajadores de cafetales en Suramérica. Prov. 6:2 Si te has comprometido verbalmente, enredándote con tus propias palabras. El que toma café piensa, “lo único que yo dije fue, que me gusta el café negro, ¿Como terminé en esta discusión contra los trabajadores de cafetales?" Esta es la pólvora constante que pulsa a través de las conversaciones hoy día. El Espíritu de Leviatán  está trabajando tiempo extra confundiendo a la humanidad la capacidad de hablar respetuosamente entre uno y el otro.
      La habilidad de comunicarse en temas delicados será algo necesitado de obtener para tener un día con paz.  Aprender a cambiar la conversación lo más pronto posible al momento que nos damos cuenta que estamos empezando a hundirnos en una conversación de un pozo oscuro se ha convertido en una habilidad útil que tenemos que adquirir. Mucha gente está caminando por el filo de la navaja, cuidadosamente no interrumpir el anti-movimiento de nadie que ha sido retomado con total indignación. Después de todo, tenemos información total en todo tema en cualquier momento. No, nada que ver! Prov. 18:13 Es necio y vergonzoso responder antes de escuchar.      
      El apóstol Pablo tenía la capacidad de razonar y hablar acerca de temas complicados. Pablo buscaba la oportunidad de captar la simpatía y sacar luz a lo que él  creía en las conversaciones de ese entonces. Él claramente declaraba que era un siervo de Jesucristo, pero también era capaz de comunicar con gracia su voluntad de llegar a cualquiera que busque respuestas en la vida. Hechos 17:23 Al pasar y fijarme en sus lugares sagrados, encontré incluso un altar con esta inscripción: A un dios desconocido. Pues bien, eso que ustedes adoran como algo desconocido es lo que yo les anuncio. Pablo proclamaba la buena noticia y Dios suministraba las palabras necesarias para la ocasión.
      Para aquellos que se encuentran cayendo en un pozo de - "O no, ¿cómo fue que llegué a esta conversación?” El Señor ha dicho que Él nos dará las palabras adecuadas en el momento adecuado, que serán necesitadas cuando seamos perseguidos por nuestra fe, o sabiduría en un momento difícil. Mateo 10:19 Pero, cuando los arresten, no se preocupen por lo que van a decir o cómo van a decirlo. En ese momento se les dará lo que han de decir. Dios siempre tiene las palabras que necesitamos en cualquier situación. De todas maneras, se necesita fe en creer que Dios habla claramente entre nuestros corazones.
      Escuchar a Dios es también una habilidad adquirida. Necesitamos poner tiempo de calidad y entusiasmo sincero el escuchar al Señor para que nuestra relación con Cristo esté enfrente de nuestro corazón y crecer en madurez. ¿Cómo podemos compartir de lo que Dios nos da si no somos familiares comunicándonos con Él, o estar acostumbrado a escuchar cómo Él suena en nuestro corazón? Cuando Dios está guiando nuestro pensamiento y lo que sale de nuestra boca, la conversación entre arena movediza se convertiría en ningún problema, porque sabiduría, sería la palabra del día. Que todos podamos pasar estos temperamentales tiempos con la sabiduría y la gracia de Dios en la punta de nuestra lengua. Amén.

Saturday, October 22, 2022

Ofendido Con Dios

Proverbios 19:11 El buen juicio hace al hombre paciente; su gloria es pasar por alto la ofensa.
    
      El número de personas cada vez más que viven ofendidos en sus corazones, han encontrado dificultad para vivir consigo mismo. A menudo tienen lista una excusa para el ruido inquietante que vibra en su alma, apuntando a la falta de paz en la viven. Nos hemos convertido en gente fácil de ofender. Pensando siempre en lo peor antes de terminar escuchar la frase completa. Entonces, cualquiera que fuera la razón de estar ofendido, termina saliendo al aire en cada plataforma social que hay, resultando que la ofensa sea grabada de por vida. Esto ha llegado a ser un pasatiempo nacional buscando espectadores a quienes se les pueda mandar estas quejas furiosas para que le den un pulgar hacia arriba o hacia abajo. 2Pedro 2:18a A los que a duras penas se habían escapado de los que viven en el error.      
      Lo triste es que el número que crece de ofendidos son cristianos ventilando sus quejas en las asambleas de la iglesia, prometiendo nunca regresar a poner poner pie en la iglesia. Aún que los cristianos tienen al Señor quien le sana la ofenda afectada cuando lo que les ha dolido es llevado a Dios en oración, muchos escogen continuar siendo ofendidos. La gracia senadora que está disponible a todo creyente en Cristo, no es totalmente aceptada o apropiada para iniciar reconciliación. Es descorazonador ver a cristianos vivir como gente mundana estancados en ofensa, causándoles vivir una vida miserable. ¿Porqué ocurre esto? Escoger vivir ofendido, descontento o agraviado a cualquier cosita, son señas de inmadurez, como el escritor de Hebreos dice, es como bebé necesitado de su leche y chupete. Heb. 5:13 El que solo se alimenta de leche es inexperto en el mensaje de justicia; es como un niño de pecho.       
      Necesitamos poner y usar toda la armadura de Dios y crecer entre las expectaciones de nuestro Señor. Lo que la gente no realiza es que, cuando ellos están ofendidos con otra persona, en realidad, están ofendidos con Dios. Dios no dejará que ninguno de sus hijos mantengan una ofensa pues el mandamiento del Señor es de perdonarnos uno al otro. Si un cristiano mantiene una ofensa en su corazón, llegan a ser ofendidos con Dios, porque sienten que Dios no está a su lado para justificar su derecho de estar ofendido. Entonces, en verdad, ellos están ofendidos con Dios, no importa como escondan sus palabras y actitudes hacia Dios.
      Podemos ver un ejemplo similar  cuando Samuel trató de que la gente de Israel vieran que el pedir por un rey en lugar de un juez designado por Dios les traerá dificultades a sus vidas. Samuel sintió que estaban ofendidos y enojados contra él, pero en realidad, Dios da ver que era a Dios a quienes estaban rechazando. 1Sam. 8:7b En realidad, no te han rechazado a ti, sino a mí, pues no quieren que yo reine sobre ellos. “Samuel, tú no eres a quien ellos están ofendidos aunque así se sienta. Es a mí a quienes están rechazando.” Dios ve lo que está muy dentro en el corazón de la humanidad. En efecto, cuando estamos ofendidos con un hermano o hermana en el Señor, estamos ofendidos con Dios mismo.
      En lugar de pelear con Dios demandando el derecho de estar ofendido, podemos tomar una lección de Job, quien pensó que estaba en lo correcto en su evaluación de la situación. Job seguía defendiéndose en su propia justicia y finalmente vio que su auto-justicia era nada comparado con la justicia de Dios. Luego profesa una declaración de arrepentimiento que nosotros también deberíamos de declarar. Job 42:3b Reconozco que he hablado de cosas que no alcanzo a comprender, de cosas demasiado maravillosas que me son desconocidas. Como algo profundo que dijo alguien, “No podemos elevarnos a algo que no hemos nombrado.” Nunca podemos sobresalir de ser ofendidos hasta que admitimos a quien o a que estamos ofendidos. La voluntad de Dios para todos nosotros es que nos reconciliemos unos a los otros en Dios. Tenemos que arrepentirnos de la ofensa que llevamos y dejarla con Dios, quien es el que sabe como tratar este pecado. Como todo pecado, las ofensas fueron clavadas en la cruz y podemos encontrar perdón por ello.
      Prov. 19:11 El buen juicio hace al hombre paciente; su gloria es pasar por alto la ofensa. ¿Estás ofendido con tu pastor? Entonces está ofendido con Dios. ¿Estás ofendido con tu hermano o hermana en el Señor? Entonces estás ofendido con el Señor. ¿Estás ofendido con tu esposa, amigo o líder cívico? Lleva la ofensa al Señor en oración quien te ayudará a dejarlo ir. El amor de Dios por nosotros nunca es dudoso, pero no nos ayudará a mantener el pecado en nuestro corazón. Si hay un lado para escoger, escojamos el lado de Dios, para caminar a Su lado. Dios está verdaderamente con nosotros y nos ama pero no nos acompaña a defender una transgresión contra Él mismo, a otros o a nosotros mismos. Dios aconseja a todo cristiano que nos llevemos bien con todo hombre lo mejor que podamos. Rom. 12:10 Ámense los unos a los otros con amor fraternal, respetándose y honrándose mutuamente. Ayúdanos Señor, a entregar nuestras ofensas para que podamos vivir en paz. ¡Amén!